Queratosis seborreica gigante; queratina y más keratina

Hablar de queratosis seborreica es hablar de queratina ó “keratina”, dependiendo de la grafía que elijamos. Yo prefiero la primera, que sin embargo le gusta menos a Google que le dedica casi la mitad de referencias que a “keratina”.
Tenemos queratosis de muchos tipos, actínicas, liquenoides, Bowenoides, roja pilar…hasta queratodermias e hiperqueratosis, que es como elevar al cuadrado la situación.
Ahora bien, decir queratosis seborreica es como tildar de húmedo al fuego o comentar que contemplamos una noche muy soleada. Términos contradictorios, oxímoron. Entre nosotros, pensé que no encontraría el momento de usar este palabro. Me lo encuentro últimamente en los artículos periodísticos con tal frecuencia, al igual que la queratosis seborreica en la piel de los pacientes, que no se como he podido escribir el blog sin haber recurrido a él hasta ahora.

El acúmulo de queratina, que no de grasa, en la queratosis seborreica puede adquirir volúmenes exagerados sin que ello suponga un cambio de su pronóstico, que suele ser bueno. Por tanto hablemos algo de qeratinas, este “material” tan estructural.

 

¿Que son las queratinas?

Nos referimos a queratinas, en plural, pues esta proteína filamentosa tiene varias morfologías dependiendo de su composición.

La abundancia del aminoácido cistina propicia una serie de uniones covalentes, llamadas puentes disulfuro, que permite la estructura terciaria de la proteína y una alta resistencia. Estas son llamadas queratinas alfa, para distinguirlas de las queratinas beta, escasas en este enlace y menos resistentes. Con predominancia de alguna, se dan mezclas de los dos tipos en una misma composición.

En el humano son el componente principal del pelo y las uñas (queratina dura) así como de la capa córnea, la más superficial de la epidermis.

La secuencia de maduración de las células epiteliales (queratinocitos) desde el estrato basal hasta la capa córnea, llevan a su formación en los siguientes pasos: gránulos de queratohialina –> filagrina (proteína agregadora de queratina) –> queratina

Capa córnea, compuesta en su mayoría de queratina

Capa córnea, compuesta en su mayoría de queratina. Foto:pscastiglioni

 

La capa córnea está constituida por múltiples estratos de células poliédricas que pierden los detalles de su citoplasma (núcleo y organelas) para quedar compuestas por queratinas de alto peso molecular y que se agrupan en haces llamados tonofilamentos. Su aplanamiento y agrupación dan un aspecto al microscopio de “cestilla de mimbre”.
Estas células finalmente se eliminan al exterior en un proceso de descamación; popularmente nos referimos a el como “eliminación de las células muertas”. El proceso completo de queratinización celular o renovación epidérmica se realiza en 4-6 semanas.

Capa córnea descamativa (células muertas)

Capa córnea descamativa (células muertas)

Las queratinas son propias de todos los epitelios, aún los no cornificados (capa córnea nucleada) como esófago, vagina y varían según el tipo de epitelio, localización celular, grado de proliferación y en estados patológicos.

Existen tinciones especiales, que por técnicas de inmunohistoquímica, permiten diferenciar distintos tipos y de esa manera diagnosticar-tipificar tumores y metástasis.

En el pelo, el calor (85ºC) y determinadas sustancias rompen los enlaces disulfuro, permitiendo un cambio en la morfología, transitoria o más permanente, si se consiguen consolidar las nuevas interacciones moleculares.

El azufre de estos enlaces es el responsable del típico olor a “cuerno quemado” una vez que ha sido liberado por combustión.

 

La queratosis seborreica gigante

La queratosis seborreica es una proliferación benigna de queratinocitos maduros de la epidermis.
Se manifiesta como un relieve delimitado, hiperpigmentado en 1/3 de los casos, en cuya superficie son típicos los tapones córneos, y un cierto brillo untuoso (lo de seborreica debe venir por aquí).
Está compuesta de queratinocitos pequeños (basaloides), muchas veces arremolinados e irradiados, con variable mezcla de células escamosas. La queratina, presente en abundancia, se distribuye formando invaginaciones llamadas pseudoglobos córneos.

Según la distribución de estas estructuras se distinguen 5 patrones histológicos:

  • Acantósico (sólido)
  • Reticulado (adenoide)
  • Hiperqueratósico (papilomatoso)
  • Clonal
  • Irritado

Es un tumor benigno, eso sí, con tendencia a crecer de forma lenta y que puede adquirir tamaños importantes como el que es motivo de esta entrada.

Queratosis seborreica gigante en cuero cabelludo

Queratosis seborreica gigante en cuero cabelludo

Eliminación de queratosis seborreica gigante con bisturí de radiofrecuencia

Eliminación de queratosis seborreica gigante con bisturí de radiofrecuencia

Es muy frecuente la demanda para quitarlas por motivos estéticos y de todas las técnicas (crioterapia, láser Co2, Erbio, cirugía…) la mayoría de las veces me decanto por el bisturí de radiofrecuencia Ellman.

Raramente se han descrito transformaciones malignas (link), pero a veces no queda claro que se trate de una asociación casual (colisión tumoral) o causal.

Cualquier cambio brusco de aspecto o la aparición de múltiples queratosis seborreicas en un periodo corto de tiempo debe ponernos en guardia: descartar tumor cutáneo en el primer caso o la rara posibilidad de cáncer gastrointestinal en el segundo (Signo de Léser-Trélat) (link)

Ante la duda, el dermatoscopio aporta información valiosa para distinguirlas de otras lesiones pigmentarias, como hace nada nos mostraba Rosa Taberner en su blog Dermapixel. (link)

Dermatoscopio en el diagnóstico diferencial de la queratosis seborreica.

Dermatoscopio en el diagnóstico diferencial de la queratosis seborreica.

 

Eduardo Lauzurica. Dermatólogo

Ubicación en Madrid

Ubicación en Vitoria

Deja un comentario

Archivado bajo Cirugía plástica, Estética, Tumor