Archivo mensual: abril 2016

Cabrillas por ordenador portátil, eritema ab igne 2.0

Placa rojo-violácea con reticulado periférico

Placa rojo-violácea con reticulado periférico

Viejas patologías, y eso son las “cabrillas”, con nuevas presentaciones. Ahora que estamos en la era de la informática, cuadros clínicos antiguos… con su última actualización.

Y es que el “eritema ab igne” estábamos acostumbrados a verlo en las piernas, sobretodo en la cara anterior, y el caso de hoy por su ubicación despista al “sabueso” con mejor olfato dermatológico.

Nos reclaman para valorar a una paciente con un eritema de tono cobrizo en la cara interna de ambos muslos, que se ha ido instalando progresivamente, pero es en las dos últimas semanas que empieza a ser intenso y comienza a preocuparle. La molestia es leve y consiste en sensación de calor y cierta tensión en la piel.

Al observar las placas llama la atención el aspecto reticulado en las zonas periféricas y cierto “aire” liquenoide. El resto del cuerpo no presenta lesiones dermatológicas relevantes.
Es de nuevo la historia clínica, con su parte de preguntar de forma inquisitiva (“anamnesis”), la que descubre un uso intenso (horas) y repetitivo (más de 6 meses) de un ordenador portátil sobre esa localización (cara interna de muslos). Para ella la posición de loto incompleta es la preferida para navegar por internet.
El contacto era directo sobre la piel en épocas más veraniegas o con la interposición de unas finas mallas.

La paciente se había aplicado un corticoide tópico sin encontrar mejoría y el cuadro desapareció completamente a las pocas semanas de abandonar este hábito.

Detalle del aspecto reticulado

Detalle del aspecto reticulado

 

El eritema ab igne”, popularmente “cabrillas”, es un proceso bien conocido de aquellas épocas cuando el uso del brasero bajo la mesa camilla para calentar las piernas estaba más extendido.

Ocurre cuando la piel se expone a una temperatura alta pero inferior a la que causaría quemadura (< 44 º C) durante un tiempo suficiente y estaría causada por la radiación infrarroja.

La primera publicación relacionada con ordenadores portátiles es del año 2004.

Las fuentes de calor pueden ser también calefactores eléctricos, si la proximidad es grande, las mantas eléctricas (más si nos apoyamos sobre ellas sin posibilidad de disipar el calor por uno de sus lados), bolsas de agua caliente, y los modernos asientos calefactables de los coches.

Los estudios histológicos suelen mostrar normalidad y en casos evolucionados cierta acantósis con hierpigmentación de queratinocitos basales, depósitos de hemosiderina, algo de dilatación vascular y mínimo infiltrado inflamatorio.

Se ha publicado eritema ab igne con aparición de ampollas (link) y la rareza del desarrollo en su seno de carcinoma epidermoide y de Merckel.
Se ha visto que la tendencia a inestabilidad vascular con escasa generación de calor en las pacientes con anoréxia nerviosa las hace más tendentes a frecuentar fuentes de calor y por tanto al desarrollo de esta alteración (link).

La llamada de atención hay que hacerla sobre la posibilidad de aparición de problemas de infertilidad en varones, puesto que el aumento continuado de temperatura en la zona genital de solo 1° C es causa suficiente y el uso de portátiles de la forma que estamos describiendo acerca el aumento a casi los 3° C.

Afectación bilateral y simétrica de la cara interna de ambos muslos

Afectación bilateral y simétrica de la cara interna de ambos muslos

 

Creo que nuestro caso es interesante por estos hechos :

  • Lesiones bilaterales y simétricas: los casos descritos hasta la fecha tienden a ser unilaterales.
  • Afectación de cara interna de muslos: lo habitual es la cara anterior.
  • Edad superior a los 55 años: la mayoría de casos son en jóvenes (el caso de menos edad es de 12 años).

Estas circunstancias hacen pensar de entrada más en un proceso endógeno.

Desde aquí y con todo mi cariño, felicitar a la paciente por su elasticidad, más propia de una adolescente, que le permite pasar horas en esa posición tan de la filosofía budista.

PD: Se llaman “cabrillas” pues a alguien con mucha imaginación y crecido en ambientes pastoriles, esos regueros rojos se le asemejaron al discurrir en fila deordenada de los rebaños de cabras y ovejas.

Eduardo Lauzurica. Dermatólogo

Ubicación en Madrid

Ubicación en Vitoria

Comentarios desactivados en Cabrillas por ordenador portátil, eritema ab igne 2.0

Archivado bajo Placas rojas