Archivo de la categoría: Toxina botulínica

Botox y rellenos de ácido hialurónico en el rejuvenecimiento facial..“living in perfect harmony”

No es la primera vez que hablamos de toxina botulínica (Botox®) y quizá no sea la última; está a punto de llegar el fármaco en crema. Esta vez no explicaré sus mecanismos de acción o como actúa de ayuda en determinadas patologías.
Mi interés es mostrar sus posibilidades junto con el ácido hialurónico en mejorar el aspecto de la cara en lo que llamamos rejuvenecimiento facial no invasivo.

Ambos productos se aplican con agujas finas o microcánulas que con un mínimo pinchazo o incisión permiten su depósito en los distintos planos en que ejercen su efecto.
Con un correcto conocimiento de la anatomía de la zona a tratar y con una técnica adecuada, es difícil que surjan complicaciones, más allí de algún pequeño hematoma que se reabsorbe en pocos días.

Se puede hacer un a división académica de la cara en tres partes que nos ayude a comprender los cambios estéticos y los medios para actuar en pos de su mejoría.

El tercio superior de la cara mejora relajando los músculos del entrecejo (dos corrugadores y un procerus) así como la frente contraída y plegada ( músculo frontal). Esto es lo que consigue el botox al actuar sobre la contracción muscular.

Botox en entrecejo, frente y

Botox en entrecejo, frente y “patas de gallo”

El tercio medio tiene una zona lateral a la órbita que por la contracción excesiva del músculo orbicular, confiere un aspecto poco natural y que todo el mundo conoce como “patas de gallo”. Su relajación supone también una cierta elevación de la cola de la ceja, abriendo la mirada y mejorando el aspecto de mirada triste.

En ambos casos puede combinarse con ácido hialurónico fluido o poco reticulado, pinchado muy superficial, si es que después de actuar la toxina botulínica persiste algún pliegue consolidado.

Este tercio medio tiene un puntal óseo, el pómulo o hueso malar, que con los años tiende a perder relieve y arquearse levemente. Esta pérdida puede recuperarse aplicando ácido hialurónico de forma profunda, en depósitos sobre el plano óseo. Se produce un perfilado del pómulo y una elevación – ensanchamiento de la base del triángulo u óvalo facial. Este hecho esta refaccionado con nuestra apreciación sobre lo que es un rostro joven y femenino.

Esta recuperación, dando tersura a los tejidos por encima del pómulo, repercute también en el tercio inferior elevando la comisura nasogeniana y la caída o abombamiento del perfil mandibular.

Ácido hialurónico en profundidad en pómulo y más superficial en tercio inferior.

Ácido hialurónico en profundidad en pómulo y más superficial en tercio inferior

En el tercio inferior el ácido hialurónico es el protagonista, mejorando el pliegue que baja del borde del ala nasal hasta la comisura de la boca (pliegue nasogeniano) y desde aquí hasta el borde mandibular (linea de la marioneta). La reticulación del producto debe de ser intermedia.
Cuando queremos mejorar los pliegues peribucales del labio superior (“código de barras”) y dar sostén a esta zona con gran tendencia a arrugarse, sobre todo en fumadoras, se emplea productos menos reticulados de fácil difusión que permitan hacer mínimos depósitos superficiales o usar la técnica de “blanching” de forma más difusa.

Algunos expertos aplican mínimas cantidades de toxina peribucal y en mentón; una inadecuada técnica puede generar problemas transitorios en el habla y la masticación.

Alisado de arrugas de expresión, realce de pómulo y minoración de pliegues en tercio inferior.

Alisado de arrugas de expresión, realce de pómulo y minoración de pliegues en tercio inferior

 

Como el ébano y marfil en la teclas del piano, ya lo decían Paul MacCartney y Stevie Wonder en su éxito de los ’80, botox® y ácido hialurónico se necesitan y complementan para llegar a todos los tonos y semitonos que dan armonía al rostro.

 

Ébano y marfil

Ébano y marfil. Click en la foto para oir la canción. Foto: Antimidia

 

Eduardo Lauzurica. Dermatólogo

Ubicación en Madrid

Ubicación en Vitoria

2 comentarios

Archivado bajo Toxina botulínica