Archivo de la etiqueta: Cara ardiendo

Rosácea, no vale resignación

La rosácea es una patología que lleva a la desesperación de quien la sufre. Presenta morfología cambiante y cada brote da un aspecto a la cara que parece olvidarse de su inmediato pasado. El paciente se ve obligado a realizar un viaje en montaña rusa sin haber sacado ticket, con subidas y bajadas, movimientos laterales y demás contorsiones, donde el mareo está asegurado. Y cuando el estado de reposo llega, llega también la angustia anticipatoria del siguiente brote. Ese calor y la rojez delatora forman parte de una fisonomía con la que hay que convivir, pero…. ¿hasta que punto?

Rosácea papulo-pustulosa

Rosácea papulo-pustulosa

Otro brote distinto con más componente eritematoso

Otro brote distinto con más componente eritematoso

Hoy intentaremos llevar esperanza y por tanto algo de solaz a aquellos que no se plantean o desisten en pelear contra vasos dilatados y granos-bultos que parece se han instalado para siempre.

Como ya hicimos una entrada extensa sobre la rosácea, hoy me interesa mostrar las mejorías que pueden llegarse a producir en sus distintas variantes (eritematosa, telangiectásica y papulo-pustulosa) incluso en un mismo paciente y con distintos tratamientos.

Gran mejoría a los 40 días de tratamiento con tetraciclinas orales e ivermectina tópica

Gran mejoría a los 40 días de tratamiento con tetraciclinas orales e ivermectina tópica

Ivermectina tópica y tetraciclinas por vía oral: desde la comercialización de este antiparasitario para su uso por vía tópica en rosácea, el solo o combinado consigue grandes mejorías. Su uso en una sola aplicación nocturna lo hace muy cómodo y en mi experiencia es bien tolerado.

Retinoides: por vía oral y a bajas dosis (ácido 13 cis-retinoico ó isotretinoina) se consiguen mejorías de rosáceas papulosas que sin embargo no respondían a tetraciclinas y/o metronidazol. Sorprendentemente, a pesar de su capacidad de irritante, algún paciente encuentra mejoría de rosácea nasal con una aplicación diaria de ácido retinoico.

Luz pulsada intensa y láser vascular (PDL y Neodimio:Yag): Se consiguen mejorar o eliminar vasos de distinto calibre.

En el manejo  de las telangiectasias finas y rojeces se añaden  nuevas emisiones de luz pulsada que filtran longitudes por encima de los 900 nm (Selective Waveband Technology -SWT) disminuyendo molestia  y rojez a las sesiones y que disparan incluso en submilisegundos.

Rosácea telangiectásica tras 1 sesión de Luz pulsada con pulso corto

Rosácea telangiectásica tras 1 sesión de Luz pulsada (SWT) y con pulso corto

Gran dilatación vascular en escote

Gran dilatación vascular en escote

Rosácea en escote tras 2 sesiones de Luz Pulsada (SWT)

Rosácea en escote tras 2 sesiones de Luz Pulsada (SWT)

Como el estado afectivo influye en los resultados, estos son solo unos ejemplos que espero hayan subido el ánimo de aquellos que por cansancio o falta de respuesta en un momento dado, habían desistido en dar esta batalla.

Eduardo Lauzurica. Dermatólogo.

Ubicación en Madrid

Ubicación en Vitoria

2 comentarios

Archivado bajo Láser, Rosácea