Archivo diario: 31 octubre, 2013

Melasma, ¿manchas en la cara para siempre?

El melasma, cloasma o mancha del embarazo, ese celo excesivo del melanocito en aumentar su trabajo al mínimo estimulo, es uno de esos problemas estéticos que provocan gran desasosiego en los que lo padecen. En este caso, la mayoría mujeres, con una proporción de 9:1, y que condiciona sobremanera las actividades al aire libre de la mayoría de ellas.

“Por mucho factor de protección que me ponga, no puedo evitar que me salga”

“Antes las manchas desaparecían en invierno, pero ahora están ahí siempre”

“Llevo pantalla total todo el año, y a pesar de eso vuelven a salir”

“Las demás aún, pero la mancha del labio no la soporto; la tapo con la mano todo el tiempo para que no parezca que llevo bigote”

Estas frases resumen el sentir de nuestras pacientes y la realidad de este proceso muchas veces cargado de frustración.

Es en esta época otoñal, cuando las que no se resignan, reinician los protocolos de despigmentación, para dar un empujoncito a todo un año intentando evitar lo que parece inevitable. No son pocas las que terminan satisfechas y conjuradas para volver a intentarlo las veces que haga falta.

Paciente con melasma en toda la cara

Melasma en toda la superficie de la cara

El melasma o cloasma, también llamado “paño” a nivel popular, es un oscurecimiento de la piel, habitualmente de la cara, de manera caprichosa y con colores que van desde el marrón claro hasta tonos grises más oscuros. Su distribución tiende a ser simétrica y centrofacial, con bordes nítidos e irregulares.

Es más frecuente en pieles oscuras y parece haber cierta tendencia familiar.

El origen esta en un aumento de la actividad formadora de melanina de la célula que es responsable de su producción: el melanocito.

El motivo es más complejo de saber, pero la especial incidencia en mujeres, tras la toma de anticonceptivos orales y después de los embarazos, pone en el foco de atención a las hormonas femeninas. Se le ha relacionado también con determinados cosméticos.
El melasma del embarazo tiene más posibilidades de desaparecer y lo suele hacer tras el parto.

Algunos fármacos como antiepilépticos y clorpromacina lo pueden desencadenar.

Como actuar

Lo principal es tener claro el diagnóstico, lo cual no suele ser difícil, porque existen procesos con aumento de pigmentación que si tienen trascendencia patológica. Habitualmente se consigue sin necesidad de biopsia.

Aunque evitar la exposición solar, no evita su reaparición, sin esta medida la cantidad de pigmento y el tiempo de permanencia a lo largo del año serán mayores. Un fotoprotector de alto índice, es acompañante obligado, incluso en meses de invierno.

Las nuevas texturas permiten índices altos con cosmeticidad excelente (fluidos), si bien en los meses de verano hay que buscar productos más densos que nos garanticen el nivel de protección necesario, con una correcta oclusión (cremas).

A la mayoría de las afectadas les compensa un tratamiento despigmentante, que les mantenga aminorado el color de las placas, por mucho que reaparezcan en la época de sol.

Gran parte de las pacientes acude con la experiencia de que las cremas despigmentantes de venta directa les han dado un escaso o nulo resultado.

Esto tiene que ver con la concentración de despigmentantes necesaria para su eficacia. Solo bajo la prescripción médica y tras ser formulada, se consiguen las concentraciones de hidroquinona y otros productos coadyuvantes, con capacidad de disminuir el pigmento de forma evidente.
Muchos de estos productos despigmentantes, son inestables con la luz y sensibles a la temperatura; además de irritar, pueden dar reacciones fotosensibilizantes.

Es muy importante la experiencia del prescriptor y el seguimiento minucioso del paciente para alcanzar sin problemas buenos resultados.

Puntos a controlar:

  • evitar un exceso de irritación
  • aumento paradójico del pigmento (ocronosis) por uso excesivo de hidroquinona
  • rebrote de herpes simple

En pacientes con brotes de herpes simple, es aconsejable la toma profiláctica de un antivírico por vía oral, al comienzo del tratamiento despigmentante

Medidas que aumentan la eficacia, son el uso previo de peelings, en sus variantes menos profundas (ácido glicólico) o de cremas con ácido retinoico para aumentar la penetración y el efecto despigmentante de la hidroquinona, ácido kójico o ácido azelaíco…..

Láser Fraxel Dual

Láser Fraxel Tulio 1927 nm

El láser Fraxel de Tulio de 1927 nm, aprobado por la FDA para el tratamiento del melasma, pone nueva tecnología al servicio del tratamiento del melasma.
Gracias a la capacidad de producir microperforaciones con rápida recuperación epidérmica, se puede usar solo o combinado con despigmentantes, que verían favorecida su penetración a capas profundas.

Para llegar a buen puerto en el tratamiento de este proceso es importante conocer las distintas opciones y saber combinarlas a la vista de como va respondiendo el pigmento.

¿Cuando dejan de salir?: Dada su relación con las hormonas femeninas, la mayoría de casos empiezan a mejorar con la disminución de la función ovárica de la perimenopausia. Las del embarazo tienen más probabilidad de irse antes.

Asumiendo las limitaciones y la provisionalidad de los resultados se consigue un grado de satisfacción suficiente, para afrontar esta gran incomodidad estética.

 

Eduardo Lauzurica. Dermatólogo

Ubicación en Madrid

Ubicación en Vitoria

7 comentarios

Archivado bajo Manchas